¿Qué son las castañas?

Las castañas es la nuez del castaño y es un fruto seco perteneciente a la familia de las fagaceae y nativo de climas templados propios del hemisferio norte. Es un fruto seco que se consume mayoritariamente en la época de otoño a invierno, por ello se dice que la castaña es el alimento por excelencia de octubre a diciembre.

Beneficios de las castañas

Castañas para dientes y huesos sanos. Poseen calcio, magnesio y fósforo, ambos nos ayudan a mantener nuestro sistema óseo y dientes en condiciones. Son recomendadas también para estados de decaimiento físico y mental, debilidad, cansancio y falta de energía, por ser un alimento nutritivo y de fácil digestión.

Son un alimento saciante. Demás de ser saludables en su composición global, las castañas son un alimento saciante debido a su contenido en fibra y en hidratos de carbono complejos. Se pueden incluir, sin excederse, en dietas para adelgazar.

Las castañas tienen todos los aminoácidos esenciales. La proteína vegetal de la castaña contiene todos los aminoácidos esenciales. Algo especialmente interesante para las personas que siguen una dieta vegana, para adultos y sobre todo para deportistas.

Castañas para las personas con diabetes. Las personas con diabetes pueden beneficiarse del consumo de las castañas, ya que, los carbohidratos que poseen son de absorción lenta y no producen picos de insulina en la sangre. Sin embargo, deben controlarse su consumo y acompañarse de una dieta adecuada para la diabetes.

Castañas para buen tránsito intestinal. Este fruto seco tiene una excelente cantidad de fibra que va a contribuir de manera muy positiva en diferentes puntos de nuestro organismo. Uno de ellos, y muy importante es que va a contribuir a que nuestra flora bacteriana esté en condiciones óptimas y esto repercutirá, entre otras cosas, en que nuestro sistema inmunológico funcione mejor. Pero además las castañas contribuyen a prevenir el estreñimiento y dolencias y enfermedades del intestino grueso como diversos el cáncer de colón y diverticulosis.

Forma de consumir las castañas

La forma más habitual de cocer las castañas es asarlas sobre una plancha de hierro o sartén. Previamente a este paso habría que hacerle un corte en la cáscara para que no revienten.

Durante la cocción, las castañas deben removerse constantemente para evitar que se quemen y que se coman calientes. Normalmente las castañas asadas se venden en las calles de las ciudades, donde las castañeras, vendedores de castañas, se encuentran asando y vendiéndolas.

Otra forma de preparar las castañas es hervirlas en un recipiente de agua. Para ello, al igual que en las castañas asadas, se le realiza un corte y se dejan hirviendo en agua con sal durante media hora o tres cuartos de hora.

Hay quien también las prepara dulces, para evitar los gases y que sean más digestivas. Posteriormente, cuando se enfrían, se les quita la corteza y se comen enteras, molidas o trituradas.

No menos importante, las castañas se utilizan como guarnición de diferentes recetas con carne o pescado. En muchos de los guisos se utilizan para sustituir a las patatas, ya que le dan un aroma muy distinto.

En conclusión, las castañas son un alimento con muchas propiedades, que se consumen de diferentes maneras y que sobre todo podemos aprovecharnos de ellas durante la época de otoño a invierno.

Agrícola zuñiga usa cookies propias y de terceros, técnicas y analíticas. Siempre podrá rechazar las cookies o configurarlas a su medida.    Ver
Privacidad